Rinesi y Lacarrieu presentaron la revista de Ciencias Sociales

El filósofo Eduardo Rinesi y la antropóloga Mónica Lacarrieu presentaron hoy, junto a la socióloga y especialista en Pedagogía Carla Wainstock, el Número 94 de la revista Ciencias Sociales, dedicado por entero a problematizar, pensar y discutir la “Universidad”. Frente al aula 100 de la sede ubicada en Marcelo T. de Alvear 2230 colmada por estudiantes de profesorado e investigadores, los oradores ponderaron el valor de la publicación y subrayaron la importancia de la temática abordada.

Como coordinadora de la charla, Wainstock se permitió discrepar desde el principio por el título escogido por los editores para postular la necesidad de hablar de “universidades” antes que de “universidad”. “Si admitimos que hay pedagogías, debemos hacer lo mismo con respecto a la noción de universidad porque no hay una sola”, reflexionó.

A lo largo de su presentación, destacó los artículos de Daniela Perrota y Verónica Mistrorigo, entre otros, y se detuvo en el reportaje central de la edición, protagonizado por el ex decano Federico Schuster como entrevistador del ex rector de la Universidad de General Sarmiento. Wainstock manifestó su acuerdo con las ideas vertidas ahí por Rinesi y puntualizó la importancia del antagonismo con el que se cierra el artículo, referido a los dos modelos de universidad en pugna: el que la considera un derecho social y el que la concibe como una mercancía más bajo la lógica del capitalismo.

Luego, hizo uso de la palabra el propio Rinesi, quien ahondó en algunos de los aspectos de su diálogo con Schuster. Sobre todo, profundizó en “los juegos” de la academia y las reglas para formar parte del mundo académico, paraguas que utilizó para englobar metáforas graciosas como “ridículum vitae” o formas de citar o nomenclar menciones en el “paperianismo”, como “ibid” y “op. cit.”, entre las risas de los presentes.

Uno de los momentos más celebrados de su exposición ocurrió cuando polemizó respecto de la idea de “autonomía universitaria”. Si bien reivindicó esa tradición, advirtió sobre el abuso de esa noción toda vez que aparecen investigadores que alegan esa autonomía para institutos o cátedras que dependen de una facultad o un sistema universitario.

En ese sentido, expresó: “Por supuesto que a mí me preocupa la autonomía respecto del Estado pero hay aspectos mucho más heteronormativos, constituidos por las empresas o corporaciones que inciden más de lo que parece”. “Nadie se preocupa cuando pasa por delante de cualquier facultad de Medicina de Latinoamérica por la presencia de seminarios auspiciados por Römers, Roche o Bayer”, graficó.

Finalmente, se dirigió al auditorio la profesora Lacarrieu, candidata a vicedecana por la Lista 10-Construyendo Sociales en las próximas elecciones de la Facultad. Investigadora del Conicet, elogió a su antecesor en el uso de la palabra y ensayó una autocrítica sobre la conciencia de sus pares como trabajadores, luego de compartir un intercambio que tuvo en una de las asambleas con representantes de ATE y UPCN.

Lacarrieu enhebró, además, una trama de contextualización con las experiencias universitarias de Brasil durante los gobiernos de Lula Da Silva y Ecuador, durante los mandatos de Rafael Correa. Sobre ambas experiencias, narró las estrategias del Estado para abrir las universidades a los sectores postergados sin dejar de señalar limitaciones de orden estructural.

Finalmente, sin perder el hilo del clima regional, vinculó la producción de conocimiento universitario con el caso Santiago Maldonado y el reclamo ancestral de los pueblos originarios por su derecho a la tierra. “Lo que está en juego, detrás de la desaparición de Santiago, es también el vencimiento de la Ley de Tierras, y sobre eso los investigadores de las ciencias humanas y sociales tenemos mucho que decir y tenemos que pronunciarnos”, concluyó.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Print Friendly