Homenaje a la cátedra de Pérez Esquivel

El rector de la UBA, Alberto Barbieri, y la decana de la Facultad, Carolina Mera, encabezaron el homenaje al Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, al cumplirse 20 años de la creación de su cátedra Cultura para la Paz y Derechos Humanos en el ámbito de esta casa de estudios. Acompañado por la titular de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas, y la profesora adjunta de la materia, María Sondereguer, Pérez Esquivel manifestó su agradecimiento a quienes le otorgaron el reconocimiento y llamó a la “efervescencia en las universidades”. “No estamos acá simplemente para adquirir conocimiento, hay que tener rebeldía para transformar la sociedad y esa rebeldía es de la conciencia, el corazón y el amor por nuestro pueblo”, consignó hacia el final de la ceremonia.

El acto se abrió con la proyección de un video alusivo a la figura de Pérez Esquivel. La pieza audiovisual arrancaba con el audio de la transmisión que hiciera el periodista Ariel Delgado por radio Colonia, en el momento en que trascendía la noticia del Premio Nobel en 1980. “En Argentina, no se respetan los derechos humanos”, sentenciaba la voz del quinto argentino acreedor de esa distinción -recogida en el documento elaborado por el área de Transmedia de la Subsecretaría de Gestión Institucional-.

La primera en hacer uso de la palabra fue la Decana, quien luego de expresar cuánto la honraba presidir este homenaje contextualizó el encuentro que congregaba a centenares de docentes, investigadores, estudiantes y activistas por los derechos humanos en el Auditorio de la Facultad. “Este homenaje a Adolfo y a su equipo, llega en un momento muy crítico y difícil para el país pero sobre todo -y una vez más- para los más desprotegidos”, sostuvo Mera, y agregó: “atravesamos una coyuntura en la que volvemos a presenciar actos de represión, violencias institucionales, vulneración de derechos, discursos negacionistas, criminalización de la protesta, existencia de presos políticos y persecución política, desprotección de la ciudadanía frente a las lógicas del mercado, aumento de la pobreza y ajuste en general, y en especial, y que nos toca directamente, el desfinanciamiento a la educación pública y al sistema de Ciencia y Tecnología, que como todos sabemos está en movilización desde hace ya dos semanas”.

Sondereguer, a su turno, recordó que, cuando Pérez Esquivel la convocó, “el propósito era tener una cátedra que fuera un espacio de debate, con una perspectiva crítica, sobre los derechos humanos, que habían sido el pacto fundacional de nuestra democracia”. “Buscábamos un espacio de reflexión crítica y un espacio de intervención sobre la sociedad”, remarcó.

Entonces, tomó la palabra Cortiñas, que fue celebrada por quienes la escuchaban en cada inflexión de su discurso, en sus disgresiones y en sus recomendaciones políticas. “Es fácil estar acá, al lado de Adolfo, después de tantos años que caminamos juntos con él y su familia, porque ustedes saben que, como yo digo, adelante de un hombre famoso hay una mujer que ilumina el camino”, comentó para arrancar los primeros aplausos.

Enseguida resaltaría la importancia de la cátedra, basándose en que las luchas continúan. “La gente cree que ya pasó y que habría que traer un remanso o no seguir hablando porque, a veces, molesta pero no podemos mirar para otro lado”, argumentó, y subrayó con énfasis: “no es una obligación sino un compromiso”.

Finalmente, elogió a Pérez Esquivel por su persistencia y su humildad. “Cambió el mundo, cambiaron los gobiernos pero Adolfo no cambió nunca”, dijo.

En ese momento, comenzaron a entregarse las placas de reconocimiento y los diplomas a los miembros de la cátedra, que uno a uno subieron al escenario y se fotografiaron con el Rector, la Decana, Cortiñas, Pérez Esquivel y Sondereguer.

Cuando le tocó pronunciar su discurso, Barbieri calificó al titular de la cátedra como “una persona de convicciones profundas, que ha puesto su alma y su cuerpo en la lucha por los derechos humanos”. Si bien reconoció que “hay muchos que quieren que esto sea sólo una página de la historia”, advirtió que “el legado es muy fuerte y caló muy hondo en todos los argentinos”. “Lo que nos dejan es algo que llevamos en el corazón y lo transmitimos académica y políticamente en la UBA”, destacó.

A continuación, la ex vicedecana, Patricia Funes, fue invitada al escenario para entregarle la placa a Adolfo. En primera fila, seguían el acto con atención la actual vicedecana, Ana Catalano, autoridades de la Facultad y el senador Fernando Solanas y el diputado Daniel Filmus.

Por último, se dirigió al auditorio Pérez Esquivel. Y aunque admitió que se asiste a “momentos difíciles en el país y en toda América latina”, indicó que “siempre hay que buscar los signos de esperanza y resistencia”. “No me resigno a un pueblo de esclavos”, aseveró.

Antes del brindis de cierre, hubo espacio para que la cantante Alexia Massholder y el pianista Federico Mizrahi interpretaran canciones como “La Pomeña” y “Pueblo Victorioso”.

Profesores distinguidos como miembros de la cátedra:

Norberto Liwski, profesor asociado, médico y pediatra social, docente universitario y presidente de “Comité para la Defensa de la Salud, la Ética Profesional y los Derechos Humanos” -CODESEDH-, fue Vicepresidente del Comité de Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas entre 2003 y 2007.

María Sonderéguer, profesora adjunta, licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires y Magister por la Universidad de la Sorbona, investigadora y docente universitaria especializada en género y políticas públicas, fue Directora Nacional de Formación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y Directora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Quilmes.

Ana González, profesora adjunta, licencia en Antropología Social, investigadora del Instituto de Estudios sobre América Latina y el Caribe (IEALC) especializada en derechos de las mujeres y de los pueblos indígenas, fue Directora Nacional de Derechos Económicos, Sociales, Culturales y de Incidencia Colectiva de la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación y Coordinadora General del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

Gabriela Cauduro, jefa de Trabajos Prácticos, licenciada en Trabajo Social y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires, realizó una Especialización en Derechos Humanos en la Escuela Superior de Administración Pública en Bogotá, investiga temas de memoria, es secretaria técnica de la Comisión de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de General Sarmiento.

Sonia Winer, jefa de Trabajos Prácticos, licenciada en Ciencia Política y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires. Magister en estudios latinoamericanos por la Universidad de Toulouse Le Mirail II. Docente e investigadora del CONICET radicada en el IEALC especializada en temas de Defensa, Seguridad Internacional y Derechos Humanos, fue Secretaria de Investigación de la Escuela de Defensa Nacional del Ministerio de Defensa de la República Argentina

Beverly Keene, docente auxiliar, economista y activista social especializada en deuda externa, organismos multilaterales de crédito y tratados de libre comercio. Fundó y coordina actualmente la red tricontinental Jubileo Sur/Diálogo 2000 en Argentina

Yanina Rey, docente auxiliar, licenciada y profesora en sociología por la Universidad de Buenos Aires, docente especializada en derechos humanos y en niñez y adolescencia

Vanesa Ciolli, docente auxiliar, licenciada en Ciencia Política y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires, becaria postdoctoral del CONICET e investigadora del IEALC especializada en políticas sociales orientadas a la promoción de la economía social y el cooperativismo.

Lucas Melfi, docente auxiliar, licenciado y Profesor en ciencia política por la Universidad de Buenos Aires, docente e investigador especializado en relaciones internacionales y en temas de defensa radicado en el IEALC.

Andrés Bustos, docente auxiliar, licenciado en sociología por la Universidad de Buenos Aires, docente e investigador especializado en cooperación internacional y movimientos sociales radicado en el IEALC.

Ana Laura Lobo, docente auxiliar, licenciada en Sociología y Magister en Investigación por la Universidad de Buenos Aires. Docente, investigadora y directora académica del programa “Argentina: Social Movements and Human Rights” del SIT Study Abroad – Fundación World Learning Argentina radicada en el CEDES.

Mariana Katz, docente auxiliar, licenciada en abogacía por la Universidad de Buenos Aires y activista del Servicio Paz y Justicia, especializada en derechos humanos y subdirectora del programa Pueblo Originarios de la Comisión Provincial por la Memoria.

Facundo García, docente auxiliar, Licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires. Docente e investigador especializado en derechos humanos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Print Friendly, PDF & Email