Un disparador para la discusión sobre la seguridad

09/09/2016

Como cada fragmento del libro “Inseguros”, de Mercedes Calzado, la charla sobre “Comunicación, Política y Seguridad en el escenario actual” podría haber arrancado con cualquier cobertura noticiosa de un caso policial. Tal como explicó la propia autora en el Aula 2 del ala Humberto I de la Facultad en el marco del congreso de RedCom, el texto pretende ser “un disparador de discusiones sobre el escenario actual de la seguridad en Argentina”.

Acompañada por la profesora Stella Martini, el periodista Horacio Cecchi, la investigadora por el Instituto Gino Germani Mariana Galvani, el abogado y magíster en Ciencias Sociales por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Esteban Rodríguez Alzueta, el secretario de Posgrado de esa misma casa de estudios, Pablo Bilyk, y Susana Morales, por Universidad Nacional de Córdoba (UNC), y representantes del Observatorio de Violencia Institucional, Calzado ofició de anfitriona en un debate que siempre acredita urgencias y permea todas las esferas de la vida cotidiana.

En ese sentido, advirtió que del análisis de los noticieros surge que “la noticia policial está construida alrededor de un hecho curioso”, cuya ejemplificación podría resultar tan graciosa como ridícula. Pero esa presunta nimiedad, sugirió, no debe desviar la atención de las intenciones subyacentes, como “la puesta en agenda del narcotráfico que termina dando cuenta de la búsqueda de un Estado gendarme”, al decir suyo.

Cada uno de los oradores que la sucedieron se explayó después sobre el registro de la escritura del libro. Calzado había dicho que su obra no gozaba de credenciales para considerarse “académico” en el plano de la redacción pero sus pares la contradijeron.

Así, Martini destacó que “el libro tiene una gran actualidad”, y reivindicó “el estilo no académico” que habilita a “la crónica como tipo de discurso”. Además, puso el acento sobre “el sustrato que posibilita ciudadanos víctimas y delincuentes”, que obedece a la “desigualdad, corrupción y mafias”.

En ese aspecto, reconoció que se rehúsa a llamar la atención sola y principalmente sobre la brecha socioeconómica porque “eso sería criminalizar la pobreza”. No obstante, puso sobre el tapete que bajo el debate sobre la seguridad subyace “una batalla que no vemos porque hablamos de una realidad ficcionada”.

A su turno, Cecchi se preguntó “cómo influye la praxis periodística en la discusión sobre la inseguridad. Al respecto, indicó que “la cuestión no es sólo cómo asir el tema de la inseguridad, sino qué se plantea el periodismo, en sus debates mudos, sobre esto”.

El periodista de Página/12 llamó la atención sobre el hecho de que los trabajadores de prensa, con escaso tiempo muchas veces y una vorágine y una rutina difícil de sortear, caen en la mera transmisión de la versión policial de los hechos. “Se apropian de un discurso que no les pertenece”, graficó.

Y por otra parte, subrayó que los medios masivos de comunicación le han quitado la dimensión política a las coberturas sobre crímenes o robos. Frente al gobierno anterior, según su propio criterio, se azuzaba a las audiencias a salir a la calle ante un asesinato o un asalto pero, en la actualidad, se apela al “fatalismo”.

Cuando tomó la palabra, Mariana Galvani deslizó que no se trataba de un libro no académico sino de “un libro sin esdrújulas”. En su reflexión, enfatizó la utilización mediática del “miedo como formato”, y propuso estar “un paso adelante del triángulo infernal entre el periodismo, la política y la entelequia”.

También instaló la pregunta sobre el “populismo punitivo” y las asignaturas pendientes o batallas perdidas del kirchnerismo, con sus diversas expresiones en materia de políticas de seguridad y sintetizadas principalmente en los ex ministros Nilda Garré y Sergio Berni. “Hay que preguntarse hasta dónde el populismo punitivo es una demanda de la gente o una respuesta de la política”, postuló.

Rodríguez Alzueta, por su parte, retomó la figura de Blumberg para nombrar “los acoplamientos discursivos” porque, bajo su perspectiva, el empresario que encabezó marchas multitudinarias “no es un punto de partida sino de condensación y resume fibras abyectas”. “Blumberg es un embutido, todo mezclado, un gran zafarrancho”, diría, visceralmente, el expositor.

Y en ese plano, fechó la emergencia de la inseguridad como problema público en 1995, aunque admitió que podría haber elegido otro año. “Ahí se termina transformando la agenda del periodismo y se da el pasaje del delito al miedo al delito: de la crónica policial a la agenda seguritaria”, precisó.

Al hacer uso de la palabra, Bilyk señaló que Calzado realizó a través de su obra aportes “muy agudos”, y consideró que “el libro pone a la academia donde tiene que estar”. Repasando otras charlas del congreso de RedCom en los últimos días y reponiendo para el auditorio aspectos o conceptos de otros oradores, recordó que la proyección pública de Blumberg se dio el 24 de marzo de 2004, cuando el ex presidente Néstor Kirchner dio el discurso en la ex Esma y ordenó que se bajasen los cuadros de los genocidas.

Contextualizando su ascenso, invitó a poner el foco sobre “los enemigos o adversarios” de los proyectos políticos populares. Por eso, Bilyk sugirió que Blumberg, o el reclamo por la seguridad, nucleaba entonces a una innumerable cantidad de actores sociales y políticos que no podían arroparse delante de la sociedad con legitimidad para el debate pero, a través del padre de la víctima de un secuestro, podían articular una cadena de significantes potente y en la misma dirección antipolítica del que se vayan todos.

Al final hubo espacio para que intervinieran los representantes del Observatorio contra la Violencia Institucional. Los aplausos tras cada intervención y la permanencia del auditorio hasta que disertara el último de los oradores fueron una muestra de la trascendencia del tema y la solidez de los oradores.

16 HS B (3)
16 HS B (6)
16 HS B (7)
16 HS B (8)
16 HS B (9)
16 HS B (10)
16 HS B (11)
16 HS B (12)
16 HS B (13)
16 HS B (14)
16 HS B (15)
16 HS B (16)
16 HS B (1)
16 HS B (2)
16 HS B (4)
16 HS B (5)

Cómo llegar



Sedes

Sede MT | Marcelo T. de Alvear 2230
CABA – Argentina | Tel +54 (11) 5287-1500

Sede SE | Santiago del Estero 1029
CABA – Argentina | Tel +54 (11) 5287-1500


Seguinos