El pañuelo de las Madres en Sociales

El decano Glenn Postolski y Hebe de Bonafini encabezaron esta tarde la ceremonia formal del descubrimiento de las baldosas de la Plaza de Mayo con el pañuelo de las Madres, cuya estructura viste la entrada al auditorio de la Facultad. Frente al foyer donde también resplandecen las imágenes de los estudiantes desaparecidos de esta casa, se congregaron autoridades, profesores, graduados y alumnos, contagiándose mutuamente la emoción por el peso simbólico de la presencia de Bonafini y la conservación de una pieza tan emblemática para el pueblo argentino.

En ese contexto, Postolski expresó su “alegría, orgullo y honor” por la oportunidad de compartir ese momento junto a Hebe, y ponderó la importancia y el significado que para la comunidad de Sociales tiene el hecho de que uno de los pañuelos pintados sobre las históricas baldosas de la plaza permanezca “guardado” y “custodiado” en la Facultad. “No es casual que, como grupo político que transitamos una experiencia en la conducción de esta Facultad, nos haya tocado arrancar con la asunción de Federico Schuster el 20 de diciembre de 2001 y nos acompañe Hebe hoy, a pocos días de culminar nuestro mandato”, dijo.

El profesor evocó las fatídicas jornadas que sacudieron el país hace 17 años y advirtió sobre los peligros que acechan ahora al pueblo argentino. En ese sentido, llamó a toda la comunidad “a honrar el compromiso histórico de Sociales con las luchas del pueblo por la defensa, la conquista y la ampliación de derechos”.

Bonafini, por su parte, dio un discurso tan visceral como emotivo, con consejos para los más jóvenes y también para los que peinaban canas. Asimismo, narró cómo hicieron las Madres para llevarse las baldosas de la calle: “hablamos con los trabajadores”, resumió de entrada.

Entre risas y aplausos, recordó que se dirigió junto a otras madres, compañeros y compañeras hasta el vallado donde se desempeñaban los obreros que trabajan en las refacciones del histórico lugar. Un muchacho con casco de capataz los hizo pasar, les preguntó qué querían y amablemente les contestó que podían llevarse las baldosas.

Al día siguiente, Hebe fue, junto a los suyos, muñida de precarias herramientas. En tanto, los trabajadores habían echado manos a la obra para rescatar las piezas, al decir suyo, “con un amor y cuidado” muy grandes, tanto que deslizó que se ganaron la antipatía del Gobierno.

Por supuesto, hubo espacio para que se reivindicara la militancia y la construcción políticas, como cuando conminó a los estudiantes “a no pelear por la fotocopiadora de la Facultad” como así también la recuperación de la solidaridad, a la que definió como “dar aquello que te importa y no aquello que no necesitás”. Además, criticó a los dirigentes del campo popular por considerar que “deberían hablar más y decir qué cosas no les gustan de este gobierno”, y ensayó, incluso, una autocrítica más general que abarcaba a los presentes y a la sociedad toda: “nos acostumbramos a consumir de todo y hay chicos que pasan hambre cuando, antes, si un compañero de la organización se quedaba sin trabajo, nuestros hijos le tenían que dar la mitad de su sueldo”.

Hacia el final, relató una serie de anécdotas sobre su relación con Jorge Bergoglio, mientras el sacerdote fue monseñor, y sus contactos con él desde que fue ungido Papa. “Algunos están preocupados por mi relación con el Papa pero quédense tranquilos, que no me voy a casar con él”, remarcó ante la carcajada de quienes la escuchaban.

Como corolario, Postolski y Bonafini procedieron al descubrimiento de la enorme pieza de baldosas con el pañuelo blanco pintado sobre ellas. Se concluyó, entonces, con el grito de “presentes” por los 30 mil detenidos-desaparecidos.

Antes de los discursos del decano y Hebe, la presidenta del centro de estudiantes, Ayelén Petracca, hizo entrega de una distinción para Bonafini. También tres de militantes de La Cullen, agrupación de docentes, graduados y estudiantes de la carrera de Trabajo Social, le regalaron un libro sobre la historia de Lucía Cullen, desaparecida en la última dictadura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Print Friendly, PDF & Email