Entrevista a Luciana Peker en Sociales

Por iniciativa de la Subsecretaría de Políticas de Género de la Facultad, a cargo de Carolina Spataro, la investigadora Conicet y coordinadora del Pacges, Silvia Elizalde, le realizó una entrevista a la periodista Luciana Peker en el conversódromo. Frente a cientxs de estudiantxs sentadxs alrededor de la mesa dispuesta para la ocasión, entre las bicicletas y las motos y mientras caía la tarde, Peker agradeció la invitación, surgida a partir de la presentación de su último libro, Putita Golosa, y deslizó una crítica al lenguaje académico que suele conspirar contra la difusión masiva de las ideas y las luchas feministas.

Antes de que comenzara la charla, Spataro la presentó haciendo un racconto de su larga trayectoria periodística, y enfatizó la “generosidad” que caracteriza a Peker. Elizalde, a su turno, abrió la entrevista con una pregunta en la que introdujo el derrotero de conceptos y autoras que pensaron el deseo, la heterosexualidad, el lesbianismo, el amor y la violencia machista, entre otras cosas. La entrevistada contestó, con humildad, que no había leído al 90 por ciento de las investigadoras que mencionó su interlocutora y desató las primeras risas del público pero, en ese mismo instante, subrayó la importancia de la creación de la Subsecretaría de Políticas de Género: “sólo con poder vamos a hacer que el poder cambie las cosas”, dijo.

Descontracturada y locuaz, Peker encomió el trabajo de las investigadoras de la Facultad acerca del feminismo pero advirtió que “el lenguaje académico es una trampa”. “El colectivo de Sociales ha roto el esquema de los temas, investiga temas buenísimos pero no está bueno el lenguaje académico”, sostuvo, y agregó: “las autoras e investigadoras académicas tienen que ser más conocidas porque las podemos debatir, las podemos cuestionar pero tienen que ser más populares”.

Bajo la misma perspectiva, recordó las apariciones de las feministas en TV y el veto y la censura que llegó del Vaticano cuando el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo estaba a punto de tratarse en Senado y ya contaba con la media sanción en Diputados. “La palabra del feminismo jode”, aseveró, y concluyó: “somos fuertes y poderosas pero las redes sociales no alcanzan y la televisión sigue siendo popular y federal, y por eso tenemos que ambicionar esos espacios”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Print Friendly, PDF & Email